Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las estrellas nos llaman: Nagin Cox

Con motivo del 50 aniversario del alunizaje, la ingeniera aeroespacial habla acerca de los nuevos proyectos de la NASA.
NAGIN COX
Desde los 14 años supo que quería trabajar en misiones robóticas de exploración espacial. / JPL NASA

Nagin Cox es un nombre altamente reconocido dentro de la industria aeroespacial, muy específicamente dentro de la NASA (National Aeronautics and Space Administration). Y es que la hindú fue clave esencial en la misión Mars Exploration Rovers y Rover Curiosity, reconocimiento en el que el rover de brazo mecánico envió fotografías que informaron de su aterrizaje exitoso (imágenes icónicas, hasta la fecha, de Marte) y mandó docenas de muestras del suelo y polvo rocoso marciano para analizar, convirtiéndose así en un referente para la comunidad científica internacional.

Asimismo, Nagin, nombre originario de la India que significa 'joya' o 'gema', ha ocupado puestos de liderazgo e ingeniería de sistemas en misiones robóticas interplanetarias, incluida la famosa misión Galileo a Júpiter y el cazador de exoplanetas Kepler, entre otros.

Cox trabaja en Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la Nasa desde hace más de veinte cinco años, y ahora es la ingeniera del mega proyecto Mars 2020, hallazgo que podría comprobar las sospechas que desde hace tiempo han obsesionado las mentes de astronautas y científicos por igual: ¿existió vida en Marte?

Viviendo en la tierra, pero trabajando en Marte

Tuvimos la oportunidad de conocer a Nagin Cox en la celebración del sesenta aniversario de DOW en México y el cincuenta del Apollo 11, el pasado fin de semana en las instalaciones de la compañía. La invitada estrella esa mañana fue la misma Cox, quien se mostró alegre de estar de visita en nuestro país.

N
DOW
Publicidad
Nagin 3
DOW

Living on the earth, but working on Mars es una de las expresiones más conocidas de Cox, y es que es exactamente lo que ella y su equipo hacen durante cada misión.

"Si queremos trabajar, por ejemplo, a las 17:30 en tiempo de Marte, cada día, significa que llegaremos a trabajar en la tierra 40 minutos tarde cada veinticuatro horas; a las 20:00 un día, a las 20:40 al siguiente, 21:20...muy pronto, terminamos trabajando a mitad de la noche, moviéndonos en horarios marcianos que no cesan. Así que la próxima vez que le digas a tu jefe que trabajas remotamente, piensa en nosotros", bromeó la ingeniera durante su conferencia magistral.

De acuerdo con la especialista, cada dos años se presenta la oportunidad de viajar a Marte, nuestro vecino más cercano, ya que toma de siete a nueve meses llegar ahí. Nagin hizo un hincapié en lo importante que es para la NASA la salud mental de las tripulaciones en los viajes espaciales.

"Si eres una astronauta yendo Marte, vas a estar con las mismas personas durante todo ese tiempo en un espacio del tamaño de este cuarto (sala de conferencias Dow). Ahora vemos por qué cuando los astronautas son elegidos no sólo es por su experiencia técnica y científica, sino por el hecho de si se van a poder llevar bien con otras personas", aseguró.

La ingeniera también comentó que en el equipo es común que los miembros comiencen a llamar a las demás personas "terrícolas".

"Imagina a un grupo de individuos habitando en la tierra después de haber vivido tres meses rotando en el tiempo. Empiezas a sentirte desconectado y separado de los demás; entonces piensa en cómo los astronautas que van a Marte van a sentirse, ¡qué tan rápido se van a distanciar a sí mismos!".

El verdadero aislamiento, de acuerdo con Cox, ocurre cuando el equipo terrestre intenta comunicarse con los astronautas, ya que la señal que envían llega al espacio veinte minutos después. "Ellos van a hacer lo que ellos sientan que deben hacer en la misión", explica. De cierto modo, los astronautas están separados de los ingenieros; ellos están en el futuro, el equpo de JPL está comunicándose con ellos desde el pasado.

La comunicación se da por antenas ubicadas en Australia, España y el Desierto de Mojave.

Cox está segura de que JPL y la NASA está mejorando en trabajar remotamente, y que dentro de unos años el avance tecnológico será impresionante. "Actualmente, cada ingeniero y científico se reúne en un cuarto virtual a través de un avatar personalizado, ahí decidimos qué es lo que haremos al día siguiente en Marte, con base en las imágenes que recibimos de los rovers".

Leer más: El primer paso en la luna y la ciencia que lo hizo posible

Desde el espacio, no se distingue género ni raza

Quizá el haber nacido en Bangalore, India, dentro del mundo musulmán, despertó en Nagin una urgencia de terminar con la separación de géneros, razas y nacionalidades, y la inspiró a buscar una profesión que le permitiera unir a la gente, no dividirla. De adolescente supo que quería formar parte de JPL, y no descansó hasta conseguirlo años más tarde.

Alguna vez mencionó en un artículo publicado por la NASA: "El programa Espacial nos obliga a mirar hacia el cielo y ver el mundo como uno solo". Y eso es justamente lo que cautivó la imaginación de la joven hindú, lo cual reafirmó más tarde; cuando vio la primera fotografía de la tierra desde el espacio, pensó: "desde aquí, no veo hombres o mujeres, veo una esfera diminuta, un todo".

Fanática de Star Trek y Cosmos, de Carl Sagan, Nagin asegura que cada día de sus veinticinco años en JPL ha sido igual de emocionante que el primero.

Cuando la cuestionaron acerca de por qué no quiso ser astronauta, la ingeniera aeroespacial contestó:

"Si realmente quieres ir a algún lugar al que nunca has ido, lo más lejos posible, quieres estar con los robots. Ellos son los primeros en explorar primero. Eso era lo que yo quería, y únicamente existía un lugar en el que podría desarrollar mi sueño de manera consistente, y era en JPL de la NASA". Nagin expuso un ejemplo perfecto: mientras un astronauta sólo puede explorar la luna o el planeta más cercano (Marte), un ingeniero, a través de un robot, puede explorar galaxias.

Siguiente paso: encontrar huella de vida en Marte

En la próxima década, no sólo con Mars 2020, la misión será buscar huellas de vida en Marte. "El planeta estará muy ocupado durante el próximo año; nosotros iremos, Japón, Europa, China; ¡también está la misión del Middle East!", anunció emocionada Cox.

Leer más: India posará un rover explorador en la luna

"Vamos a tratar de regresar con muchas pruebas a la tierra. Esto será muy complicado de hacer robóticamente. Conforme se van humanizando las misiones espaciales, la robótica se complica más".

Nagin confesó que habla mucho de Marte porque es el área en que trabaja, pero que de igual forma están explorando otras partes del sistema Solar. "No sólo estamos buscando evidencia de vida en ese planeta, sino que estamos buscándolo en todo el Sistema Solar. Para eso, lo único que debemos hacer es seguir el rastro de agua; donde hay agua, hay vida", aseveró.

"Descubrimos que las lunas de Júpiter y Saturno tienen océanos; aún tengo problema en decirlo porque cuando trabajé durante los noventa en esa misión pensábamos que posiblemente había un océano, pero no era una certeza, así funcionan las misiones; veinte años después podemos decir que ¡hay océanos! Descubrimos los primeros océanos desde el siglo quince, y están en esas lunas".

Nagin cerró su conferencia diciendo que las estrellas nos están llamando, y debemos ir.

Leer más: 2024, el año en que la primera mujer pisará la luna

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad