Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Una realidad ineludible

OPINIÓN El modelo que rige al mercado mexicano de gas natural está lejos de frenar las importaciones y genera riesgos a la competencia.
Ilustración Verónica Irastorza
Verónica Irastorza / Ilustración: Jesús Sánchez

Nota del editor: Este artículo se publicó originalmente en la edición 276 de de la revista Manufactura, La Reinvención del Libre Comercio , correspondiente a febrero de 2019.

CIUDAD DE MÉXICO.- El gas natural, como lo dijo el científico nuclear Ernie Moniz, ha sido el combustible “puente” en el esfuerzo global por combatir el cambio climático. De acuerdo con el World Energy Outlook de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) la demanda de gas natural aumentó 23% en la última década y se espera que crezca 50% en los próximos 20 años. En México, la demanda también ha crecido, impulsado por la sustitución del combustóleo en el parque de generación de electricidad. Entre 2006 y 2016, el consumo de combustóleo para este fin bajó 46%, mientras que el de gas natural incrementó 90%, según datos oficiales.

Sin embargo, en la última década, la producción nacional ha caído más de un tercio. La brecha entre la demanda y producción local ha derivado en más importaciones, provenientes en su mayoría de Estados Unidos, donde la producción creció 35% en ese lapso y cuyos precios son 50% inferiores respecto al mercado europeo. Esa disparidad se acentuó a partir de 2008 por el boom de gas no convencional, conocido como shale.

México se ha beneficiado de este boom, tanto que en 2007 importábamos un bcfd y hoy estamos cerca de los 5 bcfd.

Te recomendamos: Ahora los empresarios se quejan de desabasto de gas natural

Aun si la producción de gas natural aumenta al nivel que propone el nuevo gobierno, seguiremos importando cerca de la tercera parte de la demanda total.
Publicidad

El país podría aumentar su producción. De hecho, el Plan Nacional de Producción de Hidrocarburos que presentó el presidente Andrés Manuel López Obrador prevé que entre 2019-2024, la producción de gas natural alcanzará niveles similares a los de 2011. Aún bajo este escenario, seguiríamos importando una tercera parte de la demanda total.

El país tiene 25.5 MMMbpce de reservas de hidrocarburos y los recursos prospectivos podrían incrementar las reservas cuatro veces, pero 53% de esos recursos están en yacimientos no convencionales y el mismo Presidente ha descartado “utilizar el famoso fracking”. México difícilmente dejará de depender del gas importado.

Mas aún, el gas natural se transporta principalmente por ductos y la falta de éstos ha sido nuestro talón de Aquiles, resultando en falta de gas en repetidas ocasiones. Ha habido un gran esfuerzo por construir más ductos y con los que están en desarrollo vamos a tener capacidad de transporte de sobra en los próximos años, lo cual tampoco es ideal porque representa pagar por algo que no se usa.

Existen básicamente dos modelos de organización de los mercados de gas en el mundo: el europeo, donde se busca generar eficiencia con estructuras monopólicas de planeación central; y el norteamericano, que no requiere de un gestor y opera de manera competitiva. Este último implica acceso abierto real a los ductos, la separación de servicios (molécula y transporte principalmente), un mercado secundario de capacidad. Éste ha mostrado ser el mejor, como se ve en los precios del gas y otras estadísticas. En México tenemos un híbrido de los dos, sin precedente para un mercado maduro.

No olvides leer: La proporción de etanol en gasolinas puede bajar 10% a 5.8%

Este modelo y otras decisiones regulatorias implican riesgos importantes en la competencia efectiva del mercado de gas natural nacional. Estando al lado del mercado más líquido y barato de gas natural del mundo, lo lógico es integrarnos al modelo americano para que sea tan sencillo mover gas a Veracruz como lo es moverlo a California. La regulación mexicana debe facilitar esa integración y al mismo tiempo reducir su demanda de gas.
*(La autora es directora asociada en Nera Economic Consulting)

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín electrónico

Te has suscrito exitosamente!

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad