Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Combustóleo, “el coágulo” que puede tapar las arterias de Pemex

VIDEO De cada barril de crudo, casi 30% se convierte en ese derivado; la empresa enfrenta pérdidas por 1,100 mdd anuales.
Refinería
Foto: iStock

CIUDAD DE MÉXICO.- El nuevo Gobierno planea llevar el Sistema Nacional de Refinación a su máxima capacidad para abastecer por completo al mercado nacional y dejar de depender de las importaciones de petrolíferos.

Para lograrlo, invertirá en las seis refinerías actuales de Petróleos Mexicanos (Pemex) y construirá una nueva.

Recomendamos: Antes de construir una refinería, México debe ver a América Latina

Sin embargo, en este intento, la compañía corre el riesgo de tapar sus propias arterias con el llamado combustóleo, un subproducto de la refinación que ha generado 1,100 millones de dólares (mdd) de pérdidas al año en Pemex entre 2005 y 2017, debido a su poco valor en el mercado.

Además, una mayor producción de combustóleo provoca problemas para el funcionamiento de las refinerías, que tendrán más dificultades para deshacerse de este producto en el futuro.

En el proceso de refinación para obtener gasolinas, también se genera combustóleo. Y la producción de combustóleo se ha acelerado en los últimos años: en 2018, de cada barril de crudo refinado, 29.45% resultó combustóleo, cuando en 2013 era de 21%, según cifras de Pemex.

Publicidad

Leer: México, 3er importador de petrolíferos del mundo

Incluso, en los primeros días de este año, las refinerías en operación han obtenido más combustóleo que gasolinas.

En la tercera semana de enero, por ejemplo, Pemex refinó 37.3% de combustóleo frente a 28.51% de gasolinas, según cifras de la Secretaría de Energía, una tendencia que no se veía al menos desde 2003.

Las refinerías reconfiguradas y sus resultados

El Gobierno ha criticado que las administraciones pasadas gastaron cerca de 9,000 mdd en la reconfiguración de tres refinerías que hoy procesan 32% de las gasolinas del país.

Las plantas reconfiguradas requieren de mayor inversión y especialización para su mantenimiento y su capacidad de procesar crudo se ha visto mermada desde los recortes al presupuesto de Pemex Transformación Industrial, tras el desplome de los precios del petróleo de 2014.

Recomendamos: Instituto Mexicano del Petróleo apoya construir la refinería de Dos Bocas

“Las reconfiguradas no solo cuestan más dinero para mantenerlas, sino que requieren de una operación más cuidadosa”, dice Dwight Dyer, consultor en temas de energía.

Combustóleo, el producto contaminante que Pemex refina y que poco se utiliza

Pero esa reconfiguración permite que esas plantas refinen menos combustóleo que las otras tres refinerías que no fueron modernizadas. Las plantas no reconfiguradas son las de Salina Cruz, Tula y Salamanca.

En conjunto, procesaron 71% de los 628,500 barriles que, en promedio diario, ingresaron al sistema de refinación en 2018. Pero también generaron el 81% del combustóleo, según cifras de Pemex.

Cadereyta, Madero y Minatitlán, que son las plantas reconfiguradas, apenas procesaron 28.5% del crudo que entró al sistema, aunque por su tecnología, aportaron solo 17.2% del combustóleo.

Leer: La refinería de Dos Bocas se licitará de forma restringida

Salina Cruz y Tula procesaron más combustóleo (37%) que gasolina (30-32%) en 2018, mientras Cadereyta y Minatitlán refinaron más gasolinas (38% y 43%) que combustóleo (13% y 27%, respectivamente).

Las refinerías de la Costa Este de Estados Unidos, de donde México importa la gran mayoría de sus gasolinas, procesan en promedio solo 3% de combustóleo por cada barril de crudo.

Sin compradores

El exceso en la producción de combustóleo de Pemex ha generado pérdidas acumuladas por 13,700 mdd entre 2005 y 2017.

En 2005 a 2009, se llegaron a perder más de 2,000 mdd al año, según cifras de la anterior administración de la Secretaría de Energía.

Recomendamos: El nuevo Gobierno hará en marzo las licitaciones para la refinería

Las pérdidas se redujeron entre 2010 y 2015, pero en 2016 y 2017 regresaron con fuerza. Estas pérdidas se deben a los problemas de Pemex para colocar un producto que tiene pocos usos, poco valor, y que además es contaminante.

Entre las aplicaciones del combustóleo destacan su quema para generar vapor en las plantas termoeléctricas o como combustible para grandes embarcaciones, explica Dyer.

Sin embargo, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ha evolucionado en algunas de sus plantas hacia el gas natural, más eficiente y menos contaminante, en detrimento del combustóleo.

“La sustitución de combustóleo por gas como insumo para la generación eléctrica ha propiciado que el Sistema Nacional de Refinación ya no pueda colocar su combustóleo y se quede con inventarios excedentes de tal magnitud que han llegado a forzar paros no programados en refinerías, porque ya no hay dónde almacenarlo ni a quién vendérselo”, señalan Armando Gómez y Francisco del Rincón, analistas de la consultora AT Kearney, en un análisis para inversionistas.

Leer: Equipo de AMLO prevé rehabilitar las 6 refinerías del país con 38 mil mdp

“También se puede vender para embarcaciones marítimas, pero las nuevas reglas internacionales exigen usar combustóleo con menos niveles de azufre, mientras que en México se produce el que contiene altos niveles”, agrega Dyer.

Ahora, el impulso de la nueva administración de Pemex a las refinerías no reconfiguradas ha disparado tanto la producción de combustóleo como los inventarios, que se colocaron en más de 1 millón de barriles en la tercera semana de enero, su nivel más alto desde abril de 2017, según cifras oficiales.

El exceso de estos inventarios puede provocar paros en las refinerías, debido a que no pueden continuar con sus otros procesos de refinación sin antes darle salida al combustóleo, señala Dyer.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Algo ha fallado! Intenta nuevamente en un momento

Publicidad
Publicidad