Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Por qué el robo de combustibles ha crecido en México?

Con una demanda de 1.18 millones de barriles diarios, el mercado mexicano es el 6o más grande del mundo.
Incendio en toma clandestina de hidrocarburos
Foto: Cuartoscuro.

CIUDAD DE MÉXICO.- El mercado mexicano de combustibles es un atractivo blanco para las bandas criminales. En tamaño, es el sexto más grande del mundo, según datos de la Secretaría de Energía (Sener), al reportar una demanda diaria total de casi 1.18 millones de barriles de gasolina y diésel.

De ahí el apetito de grupos organizados por hacer perforaciones a lo largo de los principales oleoductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), práctica ilegal conocida coloquialmente como "huachicoleo".

1. ¿Cómo se originó el robo de combustible?

Publicidad

El robo de combustible ha sido un problema en México durante décadas, pero ha ido en aumento en los últimos años.
El combate al narcotráfico ha hecho que los cárteles se vuelquen a otras formas de robo y que la red de oleoductos de la nación resultara ser un negocio de interés.

Los robos se intensificaron en los últimos años a raíz de la reforma energética a cargo del expresidente Enrique Peña Nieto, quien abrió la industria a la inversión extranjera.

Recomendamos: Los permisos de importación de combustibles no se ejercen por estas razones

Asimismo, con la liberalización del mercado de las gasolinas, los precios minoristas subieron, lo que dio a las bandas criminales la oportunidad de un mayor margen de ganancia a través de las ventas de gasolina en el mercado negro.

Los ladrones se conectan a los ductos y actualmente desvían el equivalente a alrededor de una quinta parte del consumo total nacional de gasolina, unos 150,000 bpd, según cálculos de Reuters con base en datos oficiales.

Posteriormente, las bandas revenden a terceros, entre ellos a gasolineras legalmente establecidas, según reportes oficiales.

Leer: Hidalgo es de los estados más afectados por el “huachicoleo”

Pemex contabilizó más de 12,500 tomas ilegales en su red de ductos de combustible de enero a octubre de 2018, más que en el año previo.

El robo generalizado le cuesta a Pemex más de 3,000 millones de dólares (mdd) anuales, según cifras oficiales.

2. ¿Quiénes son los responsables?

Además de denunciar la participación de las bandas del crimen organizado, López Obrador ha dicho que más de 80% del robo es organizado por empleados de Pemex, aunque no ha proporcionado pruebas.

El mandatario también ha señalado reportes de que el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) ha restringido el acceso a partes de las operaciones de la empresa.

Leer: La Federación compra 571 pipas de combustibles sin licitación

Estados del centro y occidente, lo que incluye a Querétaro, Guanajuato, Hidalgo, Michoacán y Jalisco, son los más afectados por el robo en los ductos, así como la refinería de Salamanca, que ha estado especialmente afectada por el crimen organizado y violentos disturbios.

3. ¿Qué tan eficiente es México en producción de gasolinas?

Durante años, las seis refinerías de petróleo de Pemex han operado por debajo de su capacidad, debido a falta de inversión y de mantenimiento así como por accidentes frecuentes, lo que incluye explosiones mortales que han provocado paros costosos.

Recomendamos: ¿Qué provocó la explosión del ducto en Tlahuelilpan?

El año pasado, las refinerías operaron a cerca de un tercio de su capacidad de procesamiento de crudo de 1.63 millones de bpd, en comparación con 2013, cuando procesaron cerca de 1.4 millones de bpd.

4. ¿Cómo es que México cubre sus necesidades de combustibles?

En los últimos años, México se ha vuelto cada vez más dependiente de las importaciones de combustibles y las compras al exterior de gasolina, destilados y gas licuado de petróleo representaron en 2018 cerca de dos tercios de la demanda total.

En 2016, las importaciones y la producción nacional representaron aproximadamente la mitad cada una. México tiene 16 terminales marítimas capaces de recibir combustible importado, más 74 terminales de almacenamiento y más de 8,800 kilómetros de ductos.

Recomendamos: El Gobierno federal solicita 2 mil conductores de autotanques

Las importaciones fluyen principalmente a través de las terminales Pajaritos, Tuxpan y Veracruz, en la costa mexicana del Golfo de México, que recientemente se han convertido en cuellos de botella para las importaciones.

México es un mercado de exportación fundamental para las refinerías y empresas comerciales estadounidenses y es el mayor comprador de gasolina y diésel de Estados Unidos.

En octubre, Estados Unidos exportó 621,000 bpd de gasolina a México, lo que representa aproximadamente 60% de los 1.03 millones de bpd exportados ese mes, según la Administración de Información de Energía (EIA) de ese país.

5. ¿Cómo enfrenta la situación el Gobierno?

El Gobierno de López Obrador comenzó con el cierre de las principales tuberías de combustible el 27 de diciembre.

La producción en las refinerías de Madero y Minatitlán en la costa del Golfo de Pemex también se ha detenido parcial o totalmente, lo que contribuye a la necesidad de combustibles importados como reemplazo.

Leer: El Gobierno propone crear un organismo para la logística de petrolíferos

López Obrador espera que unos 5,000 carros tanque puedan distribuir suministros a más de 11,000 gasolineras en todo el país.

Si bien la gran mayoría de las estaciones son franquicias de Pemex, un número creciente pertenece a nuevos participantes privados, entre ellos el gigante ExxonMobil y la empresa comercial Glencore, que en algunos casos importan su propio combustible.

El costo del transporte de gasolina y diésel en camiones cisterna es casi 14 veces más caro que a través de ductos, según un estudio de la Comisión Federal de Competencia Económica de México (Cofece).

Leer: Las plataformas de Pemex también son objeto de “ordeña”

Tanto Pemex como López Obrador han buscado convencer a ciudadanos cada vez más inquietos de que existe suficiente gasolina y de que 4,000 soldados supervisan las refinerías y otras instalaciones clave.

Ambos actores también han suplicado paciencia a los ciudadanos mientras se normaliza el nuevo sistema de distribución.

El equipo de López Obrador aún tiene que explicar cómo financiará los costos de distribución que resultan más elevados.

Newsletter
Recibe en tu correo nuestro boletín

Publicidad
Publicidad